Estacionalidad en los datos de viento

,

Estacionalidad en los datos de viento

Los datos de viento deben ser representativos del espacio temporal


Los datos de viento empleados en los estudios de recurso eólico y estimación de la producción energética deben ser representativos del espacio temporal en el que han sido recogidos. Como cualquier muestra estadística, deben de representar fielmente (en la medida de lo posible) a la población total.

En el caso de de los datos de viento, el principal problema reside en la estacionalidad de los datos, es decir, que para cada emplazamiento bajo estudio, la velocidad y dirección del viento varía en función del mes del año en que nos encontremos, de manera sistemática.

Por ejemplo, el emplazamiento A se caracteriza por tener veranos en los que la velocidad de viento es muy alta (zona roja) mientras que durante los inviernos la velocidad es muy baja (zona azul).

Para evitar la estacionalidad en los datos de viento, la primera medida a tomar es la selección de periodos de tiempo con datos de viento (velocidad y dirección) pertenecientes a años completos, de tal manera que se disponga en el análisis del mismo número de meses de datos a lo largo de los distintos meses del año.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si disponemos para el emplazamiento A de 2,5 años de datos de viento, como primera aproximación podríamos elegir para nuestro análisis solamente 2 años completos, de manera que nos aseguramos que no existirá estacionalidad.

 

¿Es necesario escoger siempre años completos para llevar a cabo los estudios de viento?

La respuesta es no. Sólo escogeremos años completos, desechando el resto de datos de viento disponibles, cuando exista estacionalidad y ésta sea significativa. Si no, estaríamos llevando a cabo un análisis con menos datos de los disponibles, lo cuál sería contraproducente, ya que lo ideal es emplear toda la información a nuestro alcance.

 

¿Cómo saber si existe estacionalidad?

Para saber si existe estacionalidad o no en los datos de viento para un emplazamiento determinado, no basta con tener información cualitativa, sino que hay que poder cuantificar dicha estacionalidad para evaluar su efecto en la muestra de datos a analizar.

El método más sencillo es comparar la velocidad media de los datos de viento, con la media de las velocidades medias mensuales. Si la diferencia es insignificante, querrá decir que no existe efecto de estacionalidad en los datos.

Es importante remarcar que el hecho de que el efecto de la estacionalidad sea insignificante puede significar dos cosas:

1. No existe estacionalidad en los datos de viento.

2. Existe estacionalidad en los datos de viento pero la muestra de datos empleada en el estudio es tan grande que su efecto se diluye y no es significativo.

Un ejemplo en el que existe estacionalidad de datos, pero no es significativa, es el siguiente: disponemos de una serie de datos de viento de 20,5 años. Existen diferencias entre invierno y verano, pero el hecho de escoger 20 años y medio, hacen que la muestra de datos sea tan grande, que ese medio año (tanto si es periodo con mucho o poco viento) no afecta al cómputo global. Cuantitativamente, podríamos tener este caso con una velocidad media de 7,42 m/s en todo el periodo; y una media de los valores medios mensuales de 7,43 m/s. La diferencia es mínima, y por tanto, la estacionalidad no afecta.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *